Ensueño y frenesí

Tu amor, fue sólo un sueño
que en el alma construí,
bordado con hilos de oro
y cristales de rubí.

Un sueño que creí,
haberse hecho realidad
cuando en tus brazos me ví
rebosando de felicidad.

Tu amor fue ensueño
y dulce frenesí.
Fue luna llena de otoño,
fue lluvia fresca del mes de abril.

Pero el destino quizo alejarte de mí,
y hacer a mi corazón del sueño despertar.
Oh Dios, ya no quiero sufrir.
Ojalá sucediera así:
que los problemas del corazón
se solucionaran a base de llorar.

Pero he llorado tanto
para darme cuenta al fin
que los problemas no se solucionan llorando;
sería mejor morir,
morir por haber amado a quien no debí.

Tu amor fue sólo un sueño
que en el alma construí,
bordado con hilos de oro
y cristales de rubí.

Alicia Rivas

 

Anuncios

Sueño de Amor


 

Inventemos un lugar para el amor
donde amar sea nuestra única razón.
Alejados del dolor
bajo un cielo de cerezos en flor.
Un lugar cerca del mar
donde siempre es primavera en el corazón,
donde la brisa cabalga en mélodicas notas de amor
y hay arco iris de sueños multicolor.
Y que no haya más cielo que el azul de tu mirada
en conjunción con mis pupilas dilatadas.
Y sólo el murmullo de tu voz
interrumpa el silencio que van dejando los besos.
Juntos irémos en este sueño de amor
con ojos cerrados y cuerpos sedientos
a bailar un Vals en el viento.
El Vals del Hada y el Elfo.
Y que no se rompa la magia de los sueños
si no es, para hacernos el amor.
Alicia Rivas.

Sorprendida

 

 

Una vez más en mi vida,
me sorprende la melancolía,
con sus desplantes de Diva,
elucubrando danzas de agonía.

La mentira,
la amistad fingida,
la lluvia de este día,
la ilusión perdida.

Todo es parte de este universo
que conspira contra mi alegría.

Pero hoy, más que todo eso,
me encuentro sorprendida…

De mi ingenuidad de mujer,
y de haber creído que un sueño
alguna vez, podría hacer renacer
al alma que mató el desdeño.

La mentira,
la amistad fingida,
la lluvia de este día,
la ilusión perdida.

Todo es parte de este universo
que conspira contra mi alegría.

Mi alma ya no habita
dentro de mi ser,
ha expirado como el día
con el atardecer.

Alicia Rivas