Regálame tu vida

Esperando entre las manos se impacienta, un universo entero de caricias, que quieren volar con urgencia y sin prisa
por todos los senderos de tu cuerpo.
Cariño mío, regálame un montón de  momentos a tu lado
para amarte con toda esta pasión encendida  que me está quemando día a día. 
Regálame una noche entera
para soñar despiertos, para crearle primaveras a tus sueños con la magia de mis besos. 

Regálame, tus labios. Regálame tu vida por que las noches y los días no me alcanzarían para sembrar en tu alma todo el amor que me inspira tu existencia.  

Ese amor sin fronteras que se desborda por los poros de mi piel sin respuesta.
Regálame un beso y otro y otro
y toda la galaxia de tu boca.
Regálame tus ojos, regálame tus manos, regálame tu risa, regálame tu aliento. Después de eso, puedes hacer lo que decidas.

Alicia Rivas

Anuncios

Incluso el aire sabe a soledad

Cada minuto en ésta habitación me hunde un poco más en el fango de la soledad. Cada vez son menos las fuerzas en esta estúpida agonía que no me deja ni respirar. Cada noche y cada día voy muriendo un poco más,  fingiendo alegría donde no la hay.  Mi cuerpo helado ha perdido incluso las esperanzas de salir con vida de éste estado mental.

Nada absolutamente ah sido real, todo fue una fantasía, una simple trampa del ilusionista. Sin embargo las mentiras destruyen corazones de verdad.  Ya no creo en nada. Incluso el aire me sabe mal.  Y a pesar de todo, me sigo inventando escusas para no olvidar.

Alicia Rivas.

El

Había mentido tanto
que no tuvo el valor para decir  la verdad.
Y se marchó en silencio
para no ver sus lágrimas rodar.
Guardando en su maleta la felicidad
de aquel sueño que no se haría realidad.

Alicia Rivas

Ella
Tanto que lo amó.

No pudo decirle ” quedate conmigo”
porque al despertar, se había marchado ya.
Lo esperó día y noche en su portal,
con el alma llena de dolor; pero él no volvió.
Si hubiera imaginado que ese sería el final,
quizás habría encontrado un motivo
para retenerlo a su lado ó quizás no, nunca lo sabrá.

alicia rivas

niño

Niño.
Regálame una flor de lirio y un te quiero
para éste corazón que ha sufrido
la ausencia de un amor sincero.

(Mi pecho haga un nido
para alojar tus presentes.)

A cambio yo te ofrezco
un suspiro, una sonrisa y un verso.

Y el viento en sus alas te lleve mis besos
y el calor de mi cuerpo
para acompañar tus desvelos
en las noches de invierno.

Y que una caricia de mi mano tibia,
deslice sus dedos sobre tu mejilla
con el primer rayo de sol que recibas.

Niño, regálame un beso con sabor a cielo,
y el canto de un ave enamorada;
para alegrar mis días cuando te encuentres lejos.

Para que así, inmersa en tu recuerdo,
reciba a la alborada,
como lo hiciera aquel día recostada en tu pecho.

Niño de mi alma.
Niño de mis sueños.

Alicia Rivas

Sueño de Amor


 

Inventemos un lugar para el amor
donde amar sea nuestra única razón.
Alejados del dolor
bajo un cielo de cerezos en flor.
Un lugar cerca del mar
donde siempre es primavera en el corazón,
donde la brisa cabalga en mélodicas notas de amor
y hay arco iris de sueños multicolor.
Y que no haya más cielo que el azul de tu mirada
en conjunción con mis pupilas dilatadas.
Y sólo el murmullo de tu voz
interrumpa el silencio que van dejando los besos.
Juntos irémos en este sueño de amor
con ojos cerrados y cuerpos sedientos
a bailar un Vals en el viento.
El Vals del Hada y el Elfo.
Y que no se rompa la magia de los sueños
si no es, para hacernos el amor.
Alicia Rivas.

si tú no estás aquí


Si tú no estás aquí,
todo se torna un abismo
de frío y soledad…
Leo páginas blancas
con versos que saben a sal.
Me entristece imaginar
que no volverás
a esparcir alegría a este lugar
con tus alas de colibrí.
Si decides alejarte de mí
perderé la última esperanza
de volver a amar y ser feliz.
Si tú no estás aquí
dame la formula para sobrevivir
en manos de la desolación.
¿Quién te dijo que puedo vivir
sin los latidos de tu corazón?

alicia rivas

Tu boca

Tu boca es remanso
de suave brisa,
que calma el temblor
de mi pecho que agoniza.

Contigo todo lo quiero.
Todo lo encuentro.
En tu boca se cifra
el amor que profeso.

Tu boca divina es verso
que jamás nadie escribiera.
Manantial donde se bañan mis locuras
y se desnudan mis pensamientos.

Tu boca es santuario
de luciérnagas inquietas.
Cristal de roca
que se anida en mis sentimientos.

Tu boca es legajo del cielo
donde renace mi espíritu.
Desnúdame los labios
para vestirlos con tus besos.

Alicia Rivas.