Reflexiones


Tuve miedo de perder lo único que a mi entender era capaz de hacerme feliz y lo perdí. Ahora que ya no lo tengo soy más feliz de lo que fui  teniéndolo.

Ah pero la soledad no se cansa de mofarse de mi, por no haber sabido retenerlo. Hace poco leí en algún lugar que no todo lo que se pierde es una pérdida. Sin embargo dentro de mi ser ahora mismo se libra una cruenta batalla entre la razón y el corazón. Entre la soledad y el deseo. Y al final nadie es vencedor, por que no hay trofeo. Sólo le  Pido a Dios y al tiempo que eliminen  de mi ser cualquier  resentimiento que pudiera impedirme vivir y ser feliz por completo.  Ya he tratado de borrar con lágrimas los recuerdos; y al parecer cada día son menos.

(Dios. Salvame de caer en las garras de la desesperación.   Acoge mi corazón herido entre tus manos.  Regala a mi alma el Don del perdón. Y liberame del sufrimiento.  Amén.)

Alicia Rivas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s