Querido pasado


No te quedes en la puerta. Termina de marcharte de una vez y no te detengas.  Llevate todo en la maleta, que no quede ni una huella de aquellas falsas palabras. No quiero nubes negras que hagan llover sobre mi cabeza.  Llevate el perfume de su piel, los besos fingidos, las caricias profanas, los demonios de la almohada y por favor llevate también la tristeza de mi alma. Vete pronto que un presente me espera repleto de promesas y esperanza.

A. R.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s