Olvido


Olvido, es lo que pido a Dios, para sanar mi corazón de esta herida casi mortal que le causó la traición.
Ya no quiero recordar que hubo unos labios tibios que me hicieron estremecer de emoción, ya no quiero mirar atrás por que el recuerdo me roba la paz. Quiero olvidar que alguna vez existió en mi alma un conato de felicidad.  No quiero recordar su nombre, ni su cara, ni su voz.
Que nada quede. Ni el perfume de una flor. Ni el compás de una canción, nada para aquel mal amor. Solo olvido para sanar alma y corazón.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s