La luna en la ventana


A veces espero a la luna en la ventana
para contarle historias y secretos del alma.

Las tardes son irremediablemente rojas,
aunque algunas son grises
y otras lluviosas.
Siento que la vida se escapa de a poco
en cada ocaso que se marcha.

Y me pregunto… en que momento
me olvidé de vivir para empezar a morir,
alimentando de recuerdos cada parte de mi ser.

Cuanto amé, cuanto lloré ausencias, cuanto aire ajeno.
Cuantas soledades entre sábanas frías.
Apenas sobreviven vestigios del alma adolorida.

Dejo los recuerdos y veo aparecer la luna
entre la copa de un árbol,
como flor amarilla con sus mejillas sonrosadas;
esta noche luce especialmente hermosa,
ha valido la pena esperarla.

Así quisiera verte llegar como un sol al alba,
como primera lluvia en sequía, como hoja en la rama;
para dejar de hacerle el amor a mis recuerdos.

Se parece un poco a mí, la luna solitaria.

Mañana, si el sol lo permite volveré de nuevo
a esperarla frente a la ventana,
para contarle historias…
aunque ella las conoce todas de memoria.

Alicia Rivas.

Anuncios

8 Comentarios

  1. No creo que tengas que pedir perdon por hacer y deshacer tu poesia mil veces en un mismo día. Tampoco tengas que agradecer el que pase a leerte. Sinceramente, Alice, es tu poesía una de las mas distintas de todas las que suelo leer en este mundillo bloguero, si bien tratas temas comunes, es tu modo de escribir el que se aleja de todas las otras formas. No veo a nadie, o a muy pocos, emplear tanto verso en un solo escrito.
    Es genial, a mi me gusta.

    Un abrazo
    OrdennegrO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s